Contenidos contratados por la marca que se menciona

Los pechos de una mujer son (entre otras cosas) uno de los principales símbolos asociados a la feminidad, considerándose como una de las partes de su anatomía que más atención concentra. De hecho, dada la facilidad que tienen los anglosajones para crear nuevas palabras de la nada, en inglés se habla de booblivious como esa capacidad portentosa que tienen para distraer a un hombre ante su simple presencia.

Pero son mucho más. El ser humano es la única especie entre los primates cuyos pechos se desarrollan en la pubertad como un indicativo de que el cuerpo de las féminas está preparado para la reproducción. El resto de las primates hembras desarrollan sus mamas en el momento en el que tienen que amamantar a sus crías.

Además de su función reproductiva y nutritiva, tener unos pechos saludables y bonitos puede aportar confianza y autoestima a muchas mujeres. Por eso, no está de más fortalecerlos, algo que se puede conseguir incluyendo una serie de ejercicios en la rutina de entrenamiento y siguiendo ciertas pautas de salud, como las revisiones ginecológicas oportunas, como la que ofrece Nationale-Nederlanden de forma gratuita a través de ForYouWoman.

Ejercicios para fortalecer los pechos

Como en tantos otros aspectos, la actividad física ayuda a poder presumir de pechos. Algunas disciplinas como el pilates, el yoga e incluso los ejercicios hipopresivos contribuyen a la corrección y mejora postural, que, como veremos, resulta fundamental para lucir un escote atractivo.

Sin embargo, una buena alternativa a estas disciplinas son los ejercicios para fortalecer los pechos que se muestran a continuación, ya que es posible practicar tanto en el gimnasio como en casa.

 

  • Flexiones. En las flexiones de toda la vida, los codos han de estar pegados al torso para proteger los hombros durante su ejecución. Al no tener tanta fuerza en el torso como los hombres, es un ejercicio que puede costar bastante.
  • Fondos en un banco. Los fondos en un banco también son conocidos como dippings. Las principiantes pueden flexionar ligeramente las piernas para aumentar el punto de apoyo. Pero, si quieren añadirle dificultad, deben probar a apoyar las piernas sobre una silla o caja, de tal manera que el cuerpo parta en paralelo. En casa, se puede realizar este ejercicio en una silla o mesa estable.
  • Press de pecho con mancuernas. Aquellas que vayan a un gimnasio, podrán hacer este ejercicio con una barra en un banco, o bien con mancuernas, pero si lo realizan en casa, y no disponen de banco, pueden hacerlo sobre una superficie plana o incluso en el suelo tumbadas boca arriba sobre una esterilla.
  • Pullover con mancuerna. Es recomendable que se realice el ejercicio lentamente, controlando el movimiento y evitando hipertensionar y flexionar mucho los codos. Enseguida se notarán qué zonas del pecho y del torso se están trabajando.
  • Apertura con mancuernas. Si se realiza este ejercicio en un gimnasio, se verá que existen poleas para ello, lo cual puede ser útil a la hora de aumentar el peso y, por tanto, la intensidad del ejercicio.

Cinco pasos vitales para cuidar el pecho

Además de los ejercicios que hemos visto, hay pautas que toda mujer debería conocer y poner en práctica para tener unos pechos saludables. Se trata de una serie de cuidados especiales que pueden resumirse en estos cinco puntos.

Autoexploración para conocer su morfología. Desde la aparición del periodo menstrual, es vital conocer la forma, tamaño y color de los pechos, así como los cambios que se producen con las alteraciones hormonales. Este método es el más eficaz a la hora de prevenir cualquier enfermedad en las mamas. Además, llevarlo a cabo es muy sencillo y solo se necesitarán dos minutosConsulta aquí cómo realizar una correcta autoexploración de tus pechos.

Utilizar la talla correcta de sujetador. No llevar la talla de sujetador que corresponde podría perjudicar la salud de los pechos, ya que favorece la aparición de rozaduras, daña los ligamentos mamarios o incluso acelera la flacidez de los senos.

Exigente con tu sujetador deportivo. No todos los sujetadores sirven para hacer deporte y hay un sujetador deportivo para cada actividad física. Si el deporte que se practica es de alto impacto, como correr o el crossfit, el sujetador ha de ser de tira ancha para que las mamas se desplacen lo menos posible. Si en cambio se realizan actividades en donde no se salte o corra, es posible elegir sujetadores de tiras finas.

Mejora postural para evitar su caída. Ya lo decíamos al principio, la postura corporal es un tema al que se le da poca importancia, hasta que aparecen molestias y dolores de hombros o espalda. Lo cierto es que una mala postura afecta a todas las zonas del cuerpo, por eso uno de los efectos de mantener una correcta postura es que los pechos se colocan para así tratar de evitar que estos terminen cayendo.

Una buena hidratación es fundamental. La piel de las mamas están cambiando constantemente. Esos cambios se pueden producir por alteraciones hormonales, durante el embarazo o incluso al llevar a cabo dietas de adelgazamiento en las que se pierde tejido adiposo (grasa). La hidratación diaria de esta parte del cuerpo femenino cobra especial importancia para evitar la aparición de estrías.

En resumen, si se quiere presumir de pecho, las claves pasan por el ejercicio y ciertas pautas de salud, entre las que no hay que olvidar realizarse las revisiones ginecológicas oportunas, como la que ofrece Nationale-Nederlanden de forma gratuita a través de ForYouWoman.

Fotos | iStock SChum, MangoStarStudio, AtnoYdur

En NN ForYouWoman

* Nueve cosas sobre tus pechos que quizás no sabes (y te conviene conocer)